El premio de la derrota

Te escuché hablar, amigo mío,
y la gente enloqueció
con tus palabras.

Crecieron en sus ojos
las llamas de la aventura
con el cuento que les relataste.

Pero a pesar del hechizo,
de hundir suave y profunda
la hoja en la masa expectante,
de ser espejo de sus muecas,
de que estuviste con ellos,
el pueblo, como los viejos perros
de una calle húmeda y fría,
tiene la boca abierta
para el que les da comida.

Y escribo: Esa es tu lucha.
Por la algarabía,
no por el viaje.

El viaje está lejos todavía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: