Taumaturgo bajo los tres palos

Sobre la magia del arquero de fútbol

“El fútbol es un juego mágico”
David Beckham

SE MUEVE cerca de la línea del área grande. Está inquieto. El partido es intenso, ha tenido mucho trabajo en el arco. Seguramente, alguno de sus compañeros definirá pronto. Pero no en este ataque. Un rugido del público avisa que la jugada termina cerca de la esquina del área opuesta. Lanzamiento de meta para el otro equipo y el partido sigue tres a tres.

Saca el portero rival. El balón se achica en lo alto. Saltan dos jugadores para alcanzarlo con la cabeza y chocan en el aire. El equipo retrocede. La pelota rueda por el piso, la detienen. ¡Atento! ¡atento!, ¡detrás de ti! Le grita a un defensa que viene al trote, siguiendo la dirección de la ofensiva. Él retrocede a ubicarse más cerca de la valla. Todo ocurre rápido. Alguien maniobra en el medio. Hace un pase a la orilla. El puntero elude con una finta a su defensa, y tira un centro al medio del área. La recibe un delantero ágilmente con el pecho, la baja, la pisa, se da media vuelta y cae al césped en medio de varias piernas que empujan la pelota al costado. El árbitro corre apuntando con la mano y suelta el pitazo. Penal.

Comienza el ritual. Los jugadores de los dos equipos se esparraman en el margen del área. El árbitro toma la pelota y se pone de acuerdo con su guarda líneas. El delantero, dentro del área, espera nervioso.

En su morada, el arquero pone los pies en la línea y comienza a moverse. Todos están atentos. Él es un taumaturgo que altera toda la realidad para evitar que la pelota entre en su arco. Flecta las piernas. Recorre la raya de cal agitando los brazos. Toca los palos. Uno primero, se detiene, medita, luego camina hacia el otro. Los jugadores están bajo su influjo. Ha logrado atraer su atención. Da saltitos. Moja sus guantes. Se pone en posición. Se adelanta, camina, vuelve a tomar posición. El delantero quiere concentrarse en su labor, pero no puede. No lo deja. El público lo mira, miran a ambos. Pero el arquero no está quieto, se mueve, los atrae. Y mientras lo miran los hace caer en su hechizo. Les hace creer que él va a ganar este duelo.

Están frente a frente. Él y el delantero. Los demás, ya han caído en su embrujo. El delantero, ducho en estas artimañas da la pelea. Quiere ganar. No quiere dejarse vencer por la magia del taumaturgo. Se resiste, pero no es capaz. Y se entrega, también. Ya los tiene a todos hechizados. Ahora viene el acto final. Trabajado desde pequeño. Ensayado desde la infancia en miles de partidos que ha jugado en su vida. Aprendido por muchos maestros de la taumaturgia que le han enseñado este arte cuando se preparaba como arquero. En el barro, en la soledad de un entrenamiento, después que los demás ya se han marchado a sus casas. Mientras los niños de su edad veían caricaturas en la televisión.

Suena el pito y el delantero corre a patear la pelota. En una fracción de segundo el portero da un paso adelante y al costado, y se lanza. Realiza su acto de magia. Junto con él todo el mundo se mueve medio metro. La cancha, el arco, las galerías, los edificios que rodean al estadio y la ciudad misma, todo. Él, arrastrando al mundo, por la fuerza de su hechizo, se corren medio metro para eludir la dirección del balón. El público expectante siente cómo ellos también se han movido medio metro hacia el lado. Bebidas, bolsas de maní y palomitas se derraman por el repentino desplazamiento. Los jugadores casi no se sostienen al ser movidos con la cancha, que también se corre medio metro. El tiro, perfectamente ejecutado queda medio metro desfasado y se va afuera.

En la tribuna explota el griterío. Todos celebran. El portero se para de un salto para festejar su hazaña. Sus compañeros lo abrazan, se le cuelgan emocionados. Más allá, el delantero, solitario, se arrodilla ante el punto penal y se toma la cabeza. El árbitro pita para reanudar el juego. El partido sigue tres a tres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: