Ciudades

HAY CIUDADES para vivir y para dormir. Ciudades que son un pasillo de tránsito fantasmal. Un puente entre cama y trabajo. Ciudades casi imaginarias, y cerradas. Hechas para que los trabajadores descansen por la noche y vuelvan con la luna en la cara. Como si fueran puertas giratorias para devolver inmediatamente el cuerpo medio dormido al mundo.

Pero hay ciudades para vivir. Ciudades hechas para hacerte florecer, para conversar, para descubrir, para caminarlas. Con calles llenas de bellos sonidos y encantadores olores. Ciudades de colores, que te miran al llegar, avisándote que están vivas. Atentas al nuevo visitante.

Y tú, hijo, ¿en cuál de estás ciudades me buscarás?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: