John Coltrane

Nota II

BAJO CORRIENDO los peldaños del edificio en una vertiginosa serie de acordes hasta el primer piso. Un gringo con un aire de superioridad, cuerpo erguido, y bostezando a sus anchas me saluda en la sala de recepción. Salgo y la luz del día se abre con el inicio de una nueva canción.

Esquivo a la gente con habilidad cafeínica. Hay un solo de bajo que marca mis pasos con maravillosa sincronía. Choco de frente con un señor delgado y moreno que viste unos pantalones anchos. No le veo bien la cara, porque la cubre con un jockey. Creo que es Nicanor Parra. Se parece. Uno vez lo vi de cerca. Era tal cual. Taciturno como una momia chinchorro.

Voy en la micro. Sentado en los asientos que están junto a la puerta de atrás, mientras escucho en los audífonos a Coltrane soplar su cono de metal. El transporte se detiene, se abren las puertas, suben los pasajeros, se cierran. Un vendedor camina afirmándose como si estuviera borracho. El autobús se mueve. Toda la gente se menea al ritmo del swing.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: