Puertas

I

Las puertas siempre te obligan a tomar una decisión.

II

Las puertas tienen tres dimensiones sensoriales: una está en el lado en que te encuentras, otra en el espacio que cruzas, y otra en el que llegas.

III

Las puertas que dan a la calle te hacen viajar. Das unos pasos y estás, inmediatamente, en un lugar absolutamente distinto al anterior.

Viajas con el solo hecho de atravesarla. El cambio entre un espacio y otro es tan brusco que la mente lo percibe como un recorrido de gran movilidad espacial.

IV

Las puertas del ascensor provocan la sensación de que ellas te abren a ti.

V

Golpear una puerta para avisar que estás ahí es hablarle a alguien. Si hay alguien al otro lado te responderá, si no lo hay, no. De todas maneras, haya una voz humana diciendo “estoy aquí, no entres” o «estoy aquí, puedes entrar», hay una respuesta, ya que si no hay respuesta de la voz sabrás que no hay nadie y podrás entrar, o no, dependiendo de tus intenciones.

Las puertas son una compleja síntesis comunicativa perfeccionada por años. Una puerta abierta, comunica, inmediatamente, algo distinto a una puerta cerrada, por decirlo de manera sencilla.

Así mismo, la decoración de las puertas habla mucho del lugar donde esta se encuentra. Es recurrente el hecho de adornar una puerta, como muestra de lo que ofrece una casa, por ejemplo. En esas puertas se muestra, con especial interés y claridad, la intención con el visitante y quién eres.

VI

La puerta es un acto comunicativo hecho cosa.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: