Plantas

IMG_6908

I

No recuerdo cómo era el hilo de la idea de Ximena, pero era más o menos así. En el cuidado de plantas hay algo femenino. A las mujeres le gustan las plantas porque hay algo maternal en ello. La labor requiere una entrega que tienen integrada como costumbre. Similar a como se cuida a un niño, que depende solamente de los estímulos externos.

No lo sé. Siempre creí explicarlo de una manera distinta.

II

Poco se ha profundizado sobre la socialización de las plantas. Aunque ya en El Origen de las especies de Charles Darwin se habla de esto, es de una perspectiva exclusivamente biológica. ¿Se puede hablar de las plantas desde otra perspectiva que no sea solo la biológica? ¿Se puede separar el mundo biológico de las plantas con otro, digamos, espiritual como el de los humanos?

Es que para tratar de adentrarnos al mundo de las plantas sin ahondar en un detallado informe técnico científico se podría hacer de dos formas, creo. Una, desde la imaginación, con, por ejemplo, la literatura. Y otra desde el pensamiento sistemático no científico, con la filosofía.

III

Las plantas están unidas al sol. Claro, no es una caso único ni casual. Todos los seres del planeta estamos unidos al sol. Pero, más allá de esta unión primordial que tenemos con el mundo vegetal, el hecho de que estemos unidos al sol, también, nos liga a ellas por la predisposición similar que tenemos hacia la luz.

La mirada de las plantas al sol, como si estuvieran doblando el cuello permanentemente, para seguirlo, como una mirada sin ojos, es como la mirada del hombre hacia la luz, también sin ojos. La planta se inclina en esa búsqueda, dobla su cuerpo, y predispone sus hojas en su dirección. Los humanos hacemos lo mismo. Buscamos la luz, y nos predisponemos en relación a su presencia, o ausencia. En los dos casos no hacen falta los ojos.

IV

Una casa con plantas te acerca al campo. Una persona puede mantener su vínculo con su pasado campesino por medio del reino vegetal. Esto te une con tu pasado. Lo integra a tu vida actual donde, quizás, este vínculo ya ha desaparecido hace muchas generaciones.

Pero, aunque las generaciones sucesivas de vida citadina te hagan olvidar un pasado esencial de la línea familiar, en la línea del desarrollo de tu especie no se borrará. Son muchos años sobreviviendo de las plantas para olvidarlo. Hay un interés de tu inconsciente por mantener vivo ese recuerdo.

Ese pequeño hecho, en una vida completamente acostumbrada a la sociedad industrializada, donde los alimentos son altamente sintéticos, te sitúa equilibradamente con tu entorno, y tu historia. El funcionamiento sicológico que surge del hecho de tener una planta cerca llena los vacíos temporales y posibles huecos existenciales. La planta está ahí, a la vista, por lo que tú mismo estás acá, con tus antepasados imaginarios actuando desde el hoy, como tú eres, pero respetando el camino que se hizo para llegar hasta aquí. Un camino que no tiene fisuras ni huecos. Que conoce y tributa la línea para llegar hasta donde estás. Y que se reconcilia, al mismo tiempo, con ella al tener la planta solo por el fin decorativo, sin ningún otro uso más que el de estar ahí y no servir, aparentemente, para nada más que esa reconciliación y tributo.

V

Lo anterior me deja en la situación de que al usar una planta con fines comestibles, como agua de hierbas, como pequeño cultivo de especias, o como árboles frutales, te sitúa en otra posición. En estos caso la finalidad de tener una planta, o un árbol, es trasladarte al lugar mismo de tus antepasados. Ser ellos. Tú eres el agricultor que domestica y consume la planta. Por lo que la finalidad de dominio sobre ese ser del mundo vegetal no es simbólico, sino más bien concreto. Eres tú el que se traslada a la vida antigua. Necesitas, por medio de la práctica de la pequeña agricultura, tener la experiencia de la vida que ya se ha dejado. O una vida, que en definitiva, no ha desaparecido del todo. Comerse la planta que se cultiva te pone en el lugar de tus antepasados para saciar concretamente, mediante el cultivo y posterior consumo, tu salvajismo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: