A propósito de Pedro Páramo de Juan Rulfo

libros-2119248w620 (1)

I

Antes de releer Pedro Páramo siempre tuve en mente una rara idea que me perseguía y me hacía pensar sobre el misterio de este libro. Porque uno podría preguntarse ¿qué secretos tendrá para el lector un texto que, desde el diseño hasta su nombre, se ve tan sencillo? No es que al encontrarlo en alguna vitrina, feria o en la cuneta, no llame la atención. Por el contrario, lo que atrae, primero, es que está en todas partes y, segundo, que siempre lo veo en ediciones que aparentan ser muy sencillas, por lo general en rústica. Pareciera, ahora reflexiono esto después de haberlo leído nuevamente, que la edición de los textos también ha sido cuidadosamente celada para mantener ese formato. No es como El Quijote, que también lo encuentras en todos lados y en muchas versiones, en ediciones grandes, de tapas duras, con ostentosas ilustraciones, que solo al verlo, por más que esté tirado en la calle sobre un mantel piojoso, da la impresión de que es una obra importante. Si fueras un chiquillo que se está empinando en los estantes del tío bibliófilo para averiguar qué esconde ahí con tanto celo sabrías, con solo ver el material del que está hecho ese volumen, que no debes tomarlo. O por el contrario, ese es el que debes robar si quieres hacer que se moleste verdaderamente contigo.

Parece, como decía, que las ediciones de este libro han seguido una rigurosa curaduría para mantener ese carácter sencillo, y eso, sospecho, está profundamente ligada a la fuerza y la naturalidad propia de la cultura mexicana. Digo esto porque esa capacidad para estar en todos lados, para ser parte de todo, sin molestar, aparentemente, ni anteponerse a nada, me parece muy propio de esta cultura.

II

Se me hace que parte de la sencillez que mantienen sus ediciones está cuidadosamente pensada por un acuerdo para todas sus publicaciones, decía. Y esto, creo, es un preámbulo a su contenido. El libro es de una complejidad y belleza inigualable. Y tal vez sorpresiva, ya que es como si quisiera desorientar, intencionalmente, a los lectores para que no descubran el contenido conforme a cómo son presentadas las ediciones. Eso, reitero, es muy mexicano. Por eso la cultura mexicana enamora.

Si vemos las portadas siempre son coloridas, o con dibujos de gran vivacidad. ¿Quién diría que se trata de un libro sobre la muerte? Pues no es difícil confundirse, a pesar de tener antecedentes de lo que significa la muerte para la cultura mexicana. Pero nuestro sentido común nos obliga a pensar la muerte de manera oscura y lastimosa. Jamás se podría hacer un libro así, sobre la muerte, en Chile, por ejemplo, con portadas coloridas y casi celebratorias. El ejemplar parido en nuestras tierras tendría una edición tenebrosa, con dibujos opacos, y figuras en un llanterío solitario y piadoso.

La cultura mexicana no solo se muestra en la forma y el contenido del texto, que se arraiga en lo profundo de su pueblo, si no también en mantener el prejuicio de que la sencillez de su cultura radica en la naturalidad. Por lo que la idea que se tiene, también, de la muerte es tan natural como la edición misma de un libro que habla sobre ello de una manera bella, pero no por eso menos compleja.

III

¿Qué nos dice el contenido del texto? Pues bien, en primer lugar el uso del lenguaje es llamativo. Para alguien que no conoce de cerca la forma cómo hablan los mexicanos puede parecerle distante, y alejarlo de la lectura y comprensión del contenido. Pero también puede servir para adentrarse al habla del pueblo. Es como viajar realmente al campo mexicano donde el relato sucede de manera viva.

En cuanto a la estructura el relato es una vorágine. Se cuenta una historia que se encadena por distintos personajes que van interviniendo. Como si esto fuera poco, estas distintas voces van armando una multiplicidad de relatos que le dan varios caminos a la idea central. Esto hace, también, que el libro sea muy dinámico. Pues las voces te van llevando de un lado a otro.

Pero además de mostrar la sencillez y profundidad de su cultura la obra no deja de ser crítica con el pueblo mexicano de principios de siglo pasado. En sus páginas hay una gran denuncia a la violencia, la vulneración, al dejo del Estado, aunque también a la apatía y la forma de ser del pueblo mexicano, lleno de resignación hacia las situaciones en la que se ve atrapado. Por lo que los relatos denotan esa confusión donde las verdades parecen mezclarse y los que se apoderan de ellas, en un sentido práctico, son los que ganan.

2 opiniones en “A propósito de Pedro Páramo de Juan Rulfo”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: