Noche

Suena la sirena de bomberos a lo lejos, se viene acercando. Es otra noche sin dormir. Acabo de terminar un relato que estará próximamente publicado. En la mesa hay ocho libros apilados. Se les ven los marcadores de colores en el borde de las hojas. Es un espectáculo visual. Como unos monstruos con las lenguas afuera. De las otras habitaciones se escuchan murmullos, golpes de bultos que caen o azotan contra el piso. Son sonidos que terminan estrellándose contra algo blando y mueren ahí, secos, en la oscuridad. Hace meses que los vengo escuchando. Será mejor que avise a alguien, que lo comente. Estoy seguro que los otros reos también los han escuchado.

3 opiniones en “Noche”

    1. Sí, tienes razón, aunque es una forma de verlo. No sé, desde un tiempo acá, al menos para mí, la realidad, es algo que está abierta. Bueno, por influencia de Zubiri y de Heidegger, quizás, es que lo pienso así. Y creo que en el cuentito hay un aire de eso, también, en el sentido de que alguien habla de sí mismo con total naturalidad, sin medir los límites de su encierro, solo hasta que habla de los otros. Digamos que para él la situación es natural, hasta que los otros le recuerdan su privación de libertad. Para él la realidad está abierta y aun en la situación en la que está le entrega posibilidades. Situación, por cierto, que uno no logra sospechar al principio.

      Oye, gracias, Dani, por comentar. Voy a pasar por tu blog, un día de estos. Espérame con un tecito, o un mate, para que conversemos.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: