Bellos

Estiró el brazo para pagar. Se dio el tiempo para tener el billete en la mano. No es que parezca que todo estaba planeado, más bien se veía espontáneo. El feriante estaba distraído con otra casera y ella quedó con el brazo en posición horizontal. Ahí le vi los vellos de la axila.

Aunque era de cabellera larga, oscura y ondulada pensé que, con toda lógica, los pelos de su axila también serían así: gruesos y enchochados. Pero no, eran largos y lisos, y le colgaban como algas de una roca, o como hilachas que se mueven con el viento. La imaginé desnuda y en un segundo los vellos de su pubis, sin saber cómo completar la escena.

3 opiniones en “Bellos”

    1. Es curioso, pero uno aprende con el tiempo que las personas son impredecibles y que nada puede hacerte anticipar algo de ellas. Sin embargo, también sucede que esto no corre siempre, que a veces puedes adelantarte a lo que alguien es o hace, y coincide. Por lo mismo, parece sorprendente cuando alguien se liberara de esa máxima del pensamiento que has adoptado como tuya y que obliga a todos a pasar por tus categorías antes de existir.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: