Piedras

captura-de-pantalla-2019-11-20-a-las-23.40.02-e1574304709466.png
Foto: @vicpic100, Instagram.

Si se mira a la distancia y con el reflejo del sol en el pavimento pueden parecer conchas en la playa. La luz de la tarde les da un brillo que incluso, desde algún ángulo, simulan un campo de flores. Pero no. Son piedras que han quedado de la batalla diaria, después de la guerrilla social de una semana.

¿De dónde se puede sacar piedras en la ciudad? Vas al trabajo o sales del departamento de tu novia y nunca has visto una. Pero hace unos días ves las cosas de otro modo. Adornos de jardinería, trozos de vereda, pedazos de azulejo, cantos de pared. Camotes escondidos en la estructura de tu rutina, camuflados en tu existencia dócil. Una piedra que incluso lanzarías con gusto a la fila de pacos que quiere aplastar los sueños de un pueblo. No tienes que pensarlo. Aparecen solas.

El ensimismamiento en el que vives se rompe de un chispazo cuando miras por la ventana del bus y se te viene a la mente la imagen de una playa con conchas. La ves nítidamente porque no eres vulnerable a la belleza. Aunque el olor a gas y el codazo que te da tu vecino, mientras trata de acomodarse en la micro, te despiertan a una belleza mayor: que la batalla en la ciudad sigue.

4 opiniones en “Piedras”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: