La misma ropa

Captura de Pantalla 2019-11-25 a la(s) 15.45.59
Foto: @ingrid_gasic, Instagram.

Una vez fui a ver una exposición de la obra de Andy Warhol. En una de las salas había un espacio donde mostraban antecedentes de su vida. Se indicaba que, luego de alcanzar cierta notoriedad, el artista decidió vestirse de un estilo determinado: pelo blanco, lentes oscuros, pantalones y beatle negro. Algo parecido escuché sobre Einstein y Steve Jobs. Que tenían en el closet cambios de las mismas tenidas. Leer más “La misma ropa”

The end

captura de pantalla 2019-11-20 a la(s) 22.58.59
Foto: Luciano Candia, Instagram.

A Pedro Lemebel *

El ambiente está raro. Los dos peluqueros cortan en silencio. Eso no es habitual. Son venezolanos y todas las veces que he venido acá me conversan hasta las risas. Suelen ser condescendientes y amables, pero ahora no. Están callados, y en sus ojos se ve algo que no puedo descifrar bien. Lo único que noto con claridad es un disco de los Doors que suena en el equipo de sonido. Leer más “The end”

Piedras

captura-de-pantalla-2019-11-20-a-las-23.40.02-e1574304709466.png
Foto: @vicpic100, Instagram.

Si se mira a la distancia y con el reflejo del sol en el pavimento pueden parecer conchas en la playa. La luz de la tarde les da un brillo que incluso, desde algún ángulo, simulan un campo de flores. Pero no. Son piedras que han quedado de la batalla diaria, después de la guerrilla social de una semana. Leer más “Piedras”

Temporalidad

No sé a dónde voy cuando me pierdo en el tiempo. Dos cosas. La primera: mis amigos me han dicho lo joven que me veo. Probablemente es verdad que me he perdido en el tiempo. Aunque creo que algo así no pueda ser cierto. Pero no entiendo bien la realidad, y me es difícil describirla tanto como a sus posibilidades. Lo segundo: he estado en un trabajo en donde el tiempo desaparece. Donde las semanas pasan como si fueran días. La elasticidad del tiempo en este lugar parece obedecer a reglas particulares, más psicológicas que físicas. O bien, más oníricas que reales.

Pensado de esta forma, perderse en el tiempo, en ambos casos, podría ser perfectamente posible.

Miradas

Camino por la calle, apurado. Debo llegar a tiempo a mi trabajo. Voy pensando en cómo empezar la jornada o si llevo cargada la tarjeta para pagar el pasaje. En la mañana trato de avanzar rápido. No es necesario, en realidad, que vaya tan de prisa, tengo el tiempo controlado. Me despierto a tal hora, me levanto, me ducho, me visto. Tomo desayuno y parto. Quince minutos para esto, diez para lo otro, doce minutos para tomar locomoción. Todo el tiempo dentro de la economía de los hechos. Puedo ir más lento. Pero la gente me obliga a estar vigilante y caminar a un ritmo que no quiero seguir.  Leer más “Miradas”

Músicos en la micro

Son dos niños. No creo que alcancen los veinte años. Ella está sentada, mientras custodia con celo una mochila de campamento entre sus piernas. Él se para cerca de ella y desenfunda su guitarra. Advierte que lo que escucharemos será «música gitana». Sin más, comienza a rasgar las uñas en el instrumento. Tiene la voz desgarrada y mueve la cabeza mirando hacia arriba, con la boca abierta, cuando entona las canciones. Me recuerda esos cuadros en que los personajes miran el cielo piadosamente. Como pidiendo algo, en éxtasis, tratando de llegar a otro lugar, de irse de este mundo en un viaje religioso. Así mueve la cabeza. Baila un poco, también, al tocar. Hace unos pasitos con los pies. Como caminando pero en el mismo lugar. Marcando el paso, igual como cuando nos enseñaban a marchar en el colegio. Ella también mueve el pie, siguiendo el ritmo de la canción. Lo mira de una manera afectuosa. No sé bien si su mirada es auténtica. Porque se parece a esas miradas desencantadas, cansadas, que se camuflan en la aceptación. Una de esas miradas que se hacen sabiendo que te están observando. A veces, las personas, sobre todo los adolescentes, miran así. Leer más “Músicos en la micro”

Feria

I

Termina la feria y los vendedores se dedican a guardar la mercadería. Varios de ellos van en busca de sus automóviles para empezar a cargarlos y afanan con rapidez para guardar la verdura dentro de cajas y sacos. Otros hacen un pequeño, pero considerable, esfuerzo por dejar su lugar de trabajo limpio. Leer más “Feria”

Bibliotecas

IV

Los libros están mirando hacia adentro. Como los lectores, cuando leen. Digamos que un libro cerrado, puesto en una estantería, es un libro que está esperando. Cuando es tomado por alguna persona es como si despertara. Con el contacto de la mano en las hojas se abre. Y se abre también la persona que va a leerlo. El libro se abre. La persona se abre al libro, pero se cierra al mundo. Nos cerramos en el acto de leer. Aunque nos abrimos, nuevamente, al llevar, después, la lectura del libro con nosotros. Leer más “Bibliotecas”