Bestia

Foto: @jafcphotos, Instagram.

Ayer en la marcha me pregunté por mi amigo Sergio ¿Qué será de él? Supe, vagamente, que estaba viviendo en el campo, redimiéndose. Un conocido en común me lo contó mofándose. Es imposible no recordarlo en medio de tanta gente marchando. Viendo la rabia contenida por la injusticia social.

A Sergio le llamaban el Bestia. Cuando lo conocí ya tenía el apodo. Le calzaba perfecto. Era, digamos, un chico normal, idealista como cualquier veinteañero, pero se transformaba, por eso el calificativo. Nacía de él una fuerza indomable. Sobre todo cuando estaba ebrio, o cuando había una movilización.

Todo cambió para él después de las manifestaciones estudiantiles del 2011. Algo ebrio, se pasó de largo en la protesta y destruyó parte de las instalaciones de la universidad donde estudiamos. Por supuesto, lo echaron. Fue su fin, no lo vimos más, y una advertencia para nosotros: no te pases de la raya, no trates de cambiar nada, no lo intentes más allá de lo permitido. Lo entendimos perfectamente ¿Cuántas bestias se habrán domado de la misma forma?

Hoy veo, en las nuevas generaciones, en la gente que no tiene las experiencias frustrantes que nosotros tenemos, esa misma fuerza. Ahora no está avergonzada tras la chapa de “bestia”, aunque usan estrategias similares para tratar de domarla.

3 opiniones en “Bestia”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: