VIII. Falta de querer

image1

VIII

HABÍA OLOR a café y, como siempre, estaba lleno. El café literario del Parque Bustamante es un buen lugar para trabajar. Estuve un rato en el balcón del segundo piso. Luego en los sillones del primero. Entré para intentar escribir, pero no pude. No logré avanzar casi nada.

          Los jóvenes que llegan van a sacar internet. Algunos a trabajar con sus computadores personales. Otros entran al baño, y salen al rato. No puedes encontrar mucho ahí para observar y escribir. Más allá, claro, de lo que hacen las personas que están sentadas leyendo o metidos en sus dispositivos electrónicos. Mover un pie, hacer una mirada concentrada hacia el horizonte pensando qué teclear, reírse solitariamente de algún mensaje recibido.

           Al salir, habían dos hombres durmiendo en el bandejón trasero del lugar, como si eso fuera su casa.

2 opiniones en “VIII. Falta de querer”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: