Naranjas en la lluvia

Luces del paisaje,
brotes de perpetuo amanecer.

El agua rueda
sobre la piel suave,
elástica
y perfumada
de cielo en cielo,
de rama en rama,
de hoja en hoja,
en este invierno
plomo y algodonado
que a cántaros emula
a la fría nostalgia
de los años.

De pronto,
el árbol se regocija
con el viento encolerizado
y todas las naranjas alegres
le cuelgan,
porque son la fiesta
de esta tarde
en que la lluvia se ha llevado
todos los colores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: